Reducción por pensiones compensatorias

Reducción por pensiones compensatorias

Las pensiones c​ompensatorias a favor del cónyuge y las anualidades por alimentos, con excepción de las fijadas en favor de los hijos del contribuyente, satisfechas ambas por decisión judicial, pueden ser objeto de reducción en la base imponible general, sin que pueda ser negativa como consecuencia de esta reducción. Si hubiera remanente, puede reducirse de la base imponible del ahorro, que tampoco puede resultar negativa.

Se trata de las siguientes cantidades, siempre que sean acordadas y satisfechas por virtud de una decisión judicial:

– pensiones compensatorias a favor del cónyuge; y

– anualidades por alimentos, salvo las fijadas a favor de los hijos.

Por tanto, se excluyen de reducción las anualidades por alimentos a favor de los hijos por decisión judicial, sin perjuicio de su exención para el perceptor (nº 995) y la regla especial de determinación de la cuota íntegra del pagador (nº 6566).

La pensión compensatoria es aquella a la que tiene derecho aquel cónyuge al que la separación o divorcio produzca un desequilibrio económico en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento en su situación anterior en el matrimonio, y debe fijarse en la resolución judicial (CC art.97).

Es diferente la atribución del uso de la vivienda familiar y el levantamiento de las cargas familiares, a los que se refiere el CC art.90, que no dan derecho a reducir la base imponible, pues no cabe entenderlas comprendidas en los conceptos de pensión compensatoria ni anualidades por alimentos a favor del cónyuge (DGT 19-2-0119-3-01).

Es posible sustituir la pensión compensatoria por la constitución de una renta vitalicia, la entrega de bienes o por la constitución de usufructos sobre los mismos (CC art.99).

Tipos de pensión

Cuando un matrimonio se separa y discute sobre el uso de la vivienda, la custodia de los hijos, etc., los temas fiscales quedan en un segundo plano. Sin embargo, le conviene tenerlos también en cuenta.

El proceso de separación suele desembocar en la fijación de pensiones o ayudas a favor del cónyuge económicamente más perjudicado. ¡Atención! Y en función del concepto por el que se satisfagan estas ayudas, su tratamiento fiscal será uno u otro.

Tipos de pensión

Compensatoria. La pensión compensatoria es aquella a la que tiene derecho el cónyuge más perjudicado por la separación o divorcio. Apunte. Los pagos realizados por este concepto tienen el siguiente tratamiento fiscal (siempre que se satisfagan por decisión judicial o el juez haya ratificado el convenio regulador):

• El perceptor debe declararlos en su IRPF como ingreso, como rendimientos del trabajo.

• El pagador puede reducir la base imponible de su IRPF en el importe satisfecho, lo que le permite disminuir su pago de impuestos.

Alimentos. En el caso de que lo que se establezca sea una pensión alimenticia, habrá de verificarse quién es su destinatario (en general, se establecen estas pensiones a favor de los hijos, aunque también puede ser beneficiario el cónyuge). Apunte. En este caso, el tratamiento fiscal es el siguiente:

• Si el beneficiario es el cónyuge, el tratamiento fiscal es idéntico al de la pensión (ingreso para el perceptor, reducción para el pagador).

• Si los beneficiarios son los hijos, éstos no tienen que declarar nada en su IRPF. ¡Atención! A cambio, el pagador tampoco puede reducir su base imponible. Aunque tendrá alguna pequeña ventaja fiscal, estos pagos no son tan favorables para él como la pensión compensatoria.

Ayudas económicas. Por último, a veces se impone a uno de los cónyuges el pago de las cuotas de la hipoteca de la vivienda, quedando ésta asignada como residencia del otro cónyuge y de los hijos comunes. Apunte. Aunque estos pagos no pueden equipararse a la pensión compensatoria (y, por lo tanto, no son deducibles para quien los satisface), el pagador podrá seguir aplicándose la deducción por vivienda habitual aunque no resida en ella, siempre que los residentes habituales sean los hijos del matrimonio y el progenitor en cuya compañía queden.

Cerrar menú