Herencia. Renuncia pura, simple y gratuita del caudal hereditario
S

Herencia. Renuncia pura, simple y gratuita del caudal hereditario

Renuncia del caudal hereditario, pura, simple y gratuita

DGT CV 28-9-18

Un heredero universal por testamento, tras el fallecimiento de su padre viudo y como único descendiente con derecho a herencia, pretende renunciar pura, simple y gratuitamente a la herencia, recibiendo sus dos hijas los bienes del causante.

Ante la duda del grupo de parentesco a efectos del ISD, eleva consulta a la DGT quien establece que:

1. La aceptación de la herencia constituye un derecho de los llamados a​ suceder al causante, que pueden ejercer –aceptación– o no ejercer –repudiación–, si bien mientras que la aceptación puede ser expresa o tácita, la repudiación debe ser necesariamente expresa.

2. A efectos fiscales, la renuncia a la herencia tendrá un tratamiento diferente según sea la renuncia. Así:

a) Si la renuncia es pura, simple y gratuita, se equipara a la repudiación y sólo tributan los beneficiarios de la renuncia; es decir, se considera que el renunciante no ha llegado a aceptar la herencia. Por lo tanto, no es heredero ni legatario, ni, en consecuencia, sujeto pasivo del ISD.

b) En los demás casos de renuncia, se considera que el renunciante sí acepta la herencia, a la que posteriormente renuncia. En estos supuestos, se producen dos hechos sujetos a tributación:

– la transmisión hereditaria del causante al renunciante, que estará sujeta al ISD por el concepto de adquisición por herencia, legado o cualquier otro título sucesorio; y

– la transmisión inter vivos del renunciante al beneficiario de dicha renuncia, que estará sujeta al ISD, por el concepto de adquisición por donación o por cualquier otro negocio jurídico a título gratuito e inter vivos, si la renuncia es gratuita, o al ITP y AJD, por el concepto de transmisiones patrimoniales onerosas, si la renuncia es onerosa.

En este caso, el heredero se plantea una renuncia pura, simple y gratuita, en tal caso, y siempre que el ISD no esté prescrito, la consultante y su hermana adquirirán directamente del causante los bienes que compongan la masa hereditaria.

En consecuencia, a la hora de liquidar el ISD, aunque las beneficiarias deberían encuadrarse en el Grupo I, dado que el renunciante está incluido en el Grupo II, éstas deben aplicar los coeficientes aplicables al Grupo II.

Repudiación y renuncia de la herencia o legado

DGT CV 28-9-18Cuando se trate de repudiación o renuncia pura, simple y gratuita, los beneficiarios tributan por la adquisición de la parte repudiada o renunciada, aplicando siempre el coeficiente que corresponda a la cuantía de su patrimonio preexistente. En cambio, en cuanto al parentesco con el fallecido, a efectos de aplicar el coeficiente multiplicador que corresponda, se tiene en cuenta el del renunciante o el del que repudia, cuando tenga señalado uno superior al que correspondería al beneficiario. En este caso, en el renunciante no concurre la condición de causahabiente, por lo que no está sujeto al pago del impuesto (DGT CV 17-6-08).

En el supuesto de que el beneficiario de la renuncia reciba, además de los que le correspondan por este motivo, otros bienes que procedan directamente del fallecido, solo se aplica lo anterior si la suma de las liquidaciones practicadas por la adquisición separada de ambos grupos de bienes es superior a la girada sobre el valor de todos, con aplicación a la cuota íntegra obtenida del coeficiente que corresponda al parentesco del beneficiario con el fallecido.

Cuando la repudiación o la renuncia realizada pura, simple y gratuita, se efectúa después de prescrito el derecho de la Administración para exigir el impuesto correspondiente a la herencia o legado, el renunciante queda libre de pagar el impuesto, pero la persona beneficiaria de la renuncia debe satisfacer el impuesto por el concepto de donación del renunciante (TSJ Navarra 3-4-93, Rec 161/90; TSJ Baleares 26-3-01, EDJ 102391DGT CV 11-3-15). Se aplica en este caso el parentesco del donante, que es a su vez quien repudia o renuncia (DGT CV 27-6-11).

Cuando la renuncia  se produzca en favor de persona determinada, tanto si es gratuita como mediante precio, se exige el impuesto al renunciante y, además, debe girarse una liquidación adicional por el concepto de donación o por transmisiones patrimoniales onerosas, a cargo de la persona a cuyo favor se ha hecho la renuncia.

La adjudicación de gananciales al sobreviviente  se entiende realizada por el solo hecho de la disolución de la sociedad conyugal por fallecimiento de uno de los cónyuges. La renuncia realizada después por el cónyuge sobreviviente se considera una donación del mismo a los beneficiarios de la renuncia pese a que, civilmente, esta renuncia produzca un acrecimiento de la herencia del fallecido. Solo en el caso de que la renuncia se haya realizado simple, gratuitamente y por escritura pública antes del fallecimiento produce el efecto de incrementar el caudal hereditario del fallecido.

(LISD art.28;  RISD art.58)​

Liquidación de la herencia: renuncia

DGT CV 28-9-18

Causante fallecido en estado viudo con un solo hijo. En el testamento deja a este hijo las dos terceras partes de la herencia, disponiendo del tercio de libre disposición a favor de un amigo con el que no le liga relación alguna de parentesco.

El caudal hereditario tien​e un valor comprobado líquido de 180.303,63 euros. Si el amigo instituido en el tercio de libre disposición renuncia al mismo pura, simple y gratuitamente -con lo que la parte de herencia renunciada acrece al hijo heredero- deben practicarse dos liquidaciones:

– una sobre la base de 120.202,42 euros, con aplicación a la cuota íntegra del coeficiente que corresponda al patrimonio preexistente del heredero y a su parentesco con el fallecido; y otra

– sobre la base de 60.101,21 euros, aplicando a la cuota íntegra el coeficiente que corresponda al mismo patrimonio preexistente del heredero, pero al parentesco del renunciante o repudiante.

Si la herencia es, por ejemplo, de 1.803.036,31 euros y al extraño, que después renuncia, se le hace un legado de 60.101,21 euros, y el resto al hijo, se hace una sola liquidación a cargo del hijo sobre el valor de todos los bienes, con aplicación a la cuota íntegra obtenida del coeficiente multiplicador del mismo. Y ello porque arroja una liquidación superior a la suma de las que resultarían de aplicar, por una parte, a los 60.101,21 euros del extraño el tipo de gravamen que le correspondería a este y, por otra, la que resultaría de aplicar al resto de los bienes el coeficiente multiplicador del hijo.

Renuncia pura y simple

DGT CV 28-9-18

El padre de un conocido suyo ha fallecido nombrando heredera a la madre. No obstante, ésta quiere renunciar a parte de la herencia en favor de los hijos, para que éstos no deban volver a tributar por dichos bienes a su fallecimiento…

Cuidado con la renuncia

Doble tributación. Tras el fallecimiento de su marido, la madre de un amigo suyo ha sido nombrada su heredera, correspondiendo a sus hijos la legítima. No obstante, para​ no tener que tributar por los bienes que le correspondan y que sus hijos tengan que volver a hacerlo cuando ella fallezca, se está planteando adjudicarse sólo la vivienda habitual y renunciar al resto de los bienes en favor de los hijos. ¡Atención!  Adviértale que no actúe de esa forma. De lo contrario, Hacienda considerará que hay dos transmisiones:

  • En primer lugar, considerará que la madre ha aceptado la herencia y le liquidará el ISD.
  • A continuación, estimará que ha hecho una donación a sus hijos, y les liquidará el ISD correspondiente, con lo que acabarán tributando lo mismo o incluso más.

​Toda la herencia. En estos casos, la única forma de evitar la doble tributación indicada es que la madre efectúe una renuncia pura, simple y gratuita de toda la herencia y, además, sin indicar a favor de quién la hace. Apunte.  Dado que, a falta de la madre, la ley establece que los herederos son los hijos, Hacienda sí considerará que se ha producido una transmisión directa de los bienes del padre a los hijos, y exigirá que sólo se tribute una vez por el ISD.
Donación posterior de los hijosUsufructo. El inconveniente es que si la madre quería reservarse algún bien para ella (en este caso, la parte de vivienda habitual de su marido), no podrá hacerlo. No obstante, esto tiene solución: una vez que los hijos reciban los bienes de la herencia, pueden donar a su madre el usufructo de la vivienda habitual (seguramente la madre ya será titular de una mitad, por lo que sólo deberán donarle el usufructo de la otra mitad que pertenecía al padre). ¡Atención!  Si la madre renuncia a la herencia libremente, sin condicionar su renuncia a que los hijos después le efectúen dicha donación, Hacienda no podrá argumentar que hay un fraude de ley, ni oponerse a esta operativa.Menor coste. La donación del usufructo también tendrá un coste fiscal por el ISD. No obstante, si el patrimonio de la herencia es elevado, el coste global será muy inferior al que existiría de instrumentarse todo a través de una renuncia parcial a favor de los hijos.

La renuncia a favor de alguien supone una doble tributación, al considerarse que primero hay una transmisión por herencia y después una donación. Ello puede evitarse realizando una renuncia pura y simple.

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Qué son las cookies?

ACEPTAR
Aviso de cookies